Bienvenido a Pamplona

Pamplona es un paraíso porque así lo quiso dios,

orgulloso que me siento de allí haber nacido yo...

Tienes un mágico encanto que cautiva el corazón...

 

In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions

InicioSemana santa

Semana Santa en Pamplona - Jueves Santo

Como todos los días Santos durante algunos años en la programación que entrega la Arquidiócesis de Nueva Pamplona, ha dado un lema para este día, uno de ellos es: “Somos el pueblo que peregrina hacia el Padre”. Este es uno de los días católicos en los que la solemnidad hace presencia, la Iglesia Católica conmemora la Cena de Jesús con los apóstoles y la institución de la Sagrada Eucaristía.

La procesión de este día sale de la Parroquia del Señor del Humilladero, a las dos y treinta de la tarde. Es muy concurrida y en ella toman parte todos los fieles, también las autoridades civiles, religiosas, militares y los colegios de la ciudad con sus respectivas bandas de guerra. En la procesión del Jueves Santo, muchos de los pasos que han desfilado los días anteriores hacen su presencia. “En la procesión de este día se ve el derroche y la magnitud como son arreglados los pasos” (…), así se demuestra la belleza, el arte, el colorido y se enfatiza la piedad de los fieles de la ciudad (Rosa Aura 1994, pág. 74). Después de la procesión hay celebración de la Santa Eucaristía en todas las parroquias, donde se lleva a cabo el laboratorio de los pies. En las iglesias y capillas se visten monumentos en homenaje a Jesús Sacramentado; los cuales permanecen desde las seis o siete pasado meridiano hasta la medianoche y el Viernes Santo desde las siete de la mañana hasta la una de la tarde. Muchos fieles católicos visitan los monumentos recorriendo uno a uno los templos, con gran devoción.

La procesión muestra los pasos de: “La Santa Cruz” (de Santo Domingo), “San Juan”, “San Pedro”, “El Señor del Huerto”, “El beso de Judas”, “La flagelación del Señor”, “La Verónica”, “El Santo Rostro”, “El Señor de la Sentencia”, “María Magdalena”, “Jesús Nazareno”, “Los Ladrones Dimas y Gestas”, “El Señor del Humilladero,” “La Dolorosa”, “La Piedad” y “La última Cena”, entre otros.

A propósito, el Señor del Humilladero es venerado por los pamploneses desde antes de 1595. “Este Crucifijo si no es obra de Bruneleschi, lo que es casi seguro, si es de su escuela renacentista” (Directorio Telefónico de Pamplona, 1986 – 1987, pág. 13).

El paso de la última Cena, está conformado por trece imágenes y fue comprado por Monseñor Jesús Acosta Mohalem, cuando era párroco del Templo del Señor del Humilladero.

Durante más de veinte años, en la noche del Jueves Santo, un grupo de jóvenes seminaristas y familias del barrio Afanador y Cadena, hacían la procesión hasta la Cruz que ésta en la parte más alta de la cordillera, hacia el oriente de la ciudad; subían por el barrio los Garabatos, portaban antorchas y luminarias lo cual constituía un hermoso desfile que se divisaba desde el centro y los barrios periféricos de Pamplona. Esta costumbre se terminó debido a los desmanes que cometieron gentes inescrupulosas, que se fueron sumando a los grupos iniciales cuyo objetivo era un acto más de sacrificio (por la subida), de piedad y fervor que de recreo o goce pagano.

Hay que destacar que en algunas sobresalientes ceremonias litúrgicas, realizadas en la Catedral de la ciudad, como misas solemnes en antiguas épocas, se presentaban músicos de gran calidad artística como don Gerardo Rangel y don Luis Chacón Hernández, ellos se turnaban interpretando música sacra en el órgano, constituyendo un auténtico concierto que eran el deleite de la ciudadanía. (Revista Semana Santa N° 24 de 1998).

Volver